“Shhh. La juventud de ahora no vale nada”

Hoy en la tarde volvía a mi casa en el bus. Casi llegando al destino, el bus se detuvo unos minutos, seguro porque esperaba en un semáforo. Estaba sentado justo a la par de la puerta trasera del bus, la cual estaba abierta, y un hombre estaba afuera de pie, mirando en mi dirección por largo rato.
Después de un minuto o un poco más de mirar detenidamente, el hombre notó mi presencia y exclamó, “¡Muchacho! Dele campo a la dama”, a lo cual me quedé mirando al vacío en su dirección, sin moverme, porque nada odio más que un desconocido me obligue a hacer algo. Debido a ello, el continuó:

“Shhh. La juventud de ahora no vale nada”

Y eso me terminó de enojar. Porque me di cuenta, de que ese mae era un reverendo hipócrita. Déjenme contarles el porqué.
Resulta que como media hora antes me encontraba corriendo para llegar al bus, para poder sentarme y no ir de pie. Resulta que lo logro apenas, y agarro el último asiento en el bus, y justo atrás mío venía una muchacha y me debatí si darle la cortesía de mi asiento, pero al final decidí que no. No hay excusa, fue descortés. Ella se quedó de pie sosteniéndose de la barra en la puerta.
Ahora bien, el bus se llenó con más personas de pie y avanzamos hasta el momento que nos encontramos con el mencionado hombre que me exigió que le diera el asiento a la muchacha.
Pero eso sí, tienen que notar que no fue la misma muchacha a la que le iba a ceder el asiento al inicio, era otra que estaba a la par. ¿Por qué el hombre me señaló a una muchacha sobre otra, a pesar de que estaban a la par? Eso fue porque por cerca de un minuto, o un poco más, el hombre se le quedó mirando a esa muchacha, con ojos de hambre, ya que era más atractiva que la primera.
En resumen, el hombre que miró lascivamente a una mujer atractiva por poco más de un minuto, me reclama que no valgo nada porque no le cedo el lugar a esa misma mujer.

Reverendo hipócrita.

Anuncios

Siempre he soñado con dedicarme a la matemática, hasta que leo un libro de matemáticas

Hace poco más de un año fui aceptado en estudios de posgrado en estadística. Pero el punto de esta entrada no es ese, sino en los cursos de matemática que tengo que aprobar antes de entrar oficialmente al posgrado.
Siempre me he considerado bueno en matemáticas, tengo cierta facilidad para hacer cálculos rápidos y me fue bien en matemática de bachillerato (de eso hace más de diez años). Pero eso no vale con las matemáticas universitarias, por más que me crea bueno los cursos de cálculo los he pasado con un redondeo a 7.
Y tengan en cuenta que siempre he soñado con dedicarme a la matemática, hasta que leo un libro de matemáticas.
Por ejemplo, a principios de la semana leía el tema de integrales múltiples del famoso  “Calculus” de Apostol, previo a recibir la clase sobre este tema. Digo “a principios de semana” debido a que lo hice por intervalos irregulares, ya que el lenguaje matemático es casi impenetrable y se puede perfectamente leer un párrafo tres veces para lograr entenderlo y ni que decir de las ecuaciones que vienen descritas.
Y ese es el mayor problema de los libros matemáticos, son muy buenos explicando, con todo y la complicación del lenguaje matemático, pero sea como sea hay que leer mucho más despacio y rumiar lo que transmite el texto. Conste que soy una persona que lee mucho, y sobre temas científicos, tengo la motivación para hacerlo, pero cuando me enfrento a un libro matemática y avanzo tan poco, retrocedo y releo todo con el fin de, después de varias horas, entender el tema… pues desanima bastante.
¿Y la moraleja de la historia? Recibí la clase de integrales múltiples el martes en la tarde y todo lo comprendí muy fácil gracias a la explicación del profesor. Y después dicen que los profesores no se ganan su salario.

 


Resucitando el blog

Bueno, mi blog ha estado muerto por dos años, y esta es la mejor prueba de que en internet nada desaparece.
Ahora bien, me he inspirado por y para volver a escribir en el blog. ¿Que tiene que ver cámaras digitales con programación científica en biología? Aparte de mostrar ciertos lugares de la internet que he visitado, en ambos casos los autores recomiendan “bloguear” para incrementar la muestra del trabajo profesional que hacen, tanto en cinematografía como en programación científica.
Siguiendo ese consejo los temas que voy a incluir en el segundo relanzamiento del blog son sobre aspectos de mi carrera, sobre mi sueño de ser emprendedor y opiniones sobre temas diversos.
Espero que esta vez salga todo bien.


Revisión de “The shock doctrine: the rise of disaster capitalism” de Naomi Klein

“Si quieres comprender el mundo actual debes leer este libro”

Esta frase la encontré en algun lugar de la internet, y hace tiempo que no leía un libro, así que dije ¿Por qué no?

La tesis del libro es simple: el capitalismo actual a través de su historia sólo ha sido implementado por medio de imposiciones antidemocráticas, aprovechó momentos en que la población de un país o región se encuentra en estado de shock para hacerlo tragar la amarga medicina y ha crecido hasta convertirse en un capitalismo que aprovecha los desastres para obtener sus mayores ganancias, de allí el nombre Capitalismo del desastre.

La primera parte del libro relata los horribles experimentos realizados para lograr curar enfermedades mentales por parte de Ewen Cameron, el cual buscaba borrar las conductas problemáticas de sus pacientes para luego empezar desde cero, lo cual fue luego usado para realizar tortura científica por parte de la CIA. Luego relata sobre los esfuerzos de Milton Friedman por encontrar algún lugar para probar sus doctrinas neoliberales (reducción severa del gasto público, desregulación financiera y apertura de mercados) en medio de una época en que a intervención estatal es vista como necesaria para el desarrollo.
¿Qué relación tiene la tortura con las doctrinas neoliberales? En ese momento creía que la autora intentaba un ad hominem barato pero empieza a explicarlo en la segunda parte.
En esta segunda parte, Klein explica los primeros intentos para aplicar las doctrinas neoliberales, lo cual es en Chile, por medio de ofertas posgrados en economía a estudiantes chilenos en la Universidad de Chicago (donde enseñaba Friedman) que la autora compara con indoctrinaciones. Este es el origen de los Chicago boys los cuales intentaron al inicio influir con sus ideas las políticas económicas chilenas durante los años sesenta.
Sin embargo, los Chicagos boys fallaron en convencer a los chilenos. Klein relata que en las elecciones chilenas de 1970 los planes económicos de los tres principales candidatos a la presidencia era una carrera a quien podía crear más empresas públicas, lo cual demostraba la poca popularidad de las ideas neoliberales en Chile… hasta que llegó el golpe de estado.
En este momento, la autora hace la conexión entre la tortura y las políticas neoliberales. La represión del golpe de estado fue brutal, usando las técnicas de tortura desarrolladas por Ewen Cameron y con ayuda de este shock a la sociedad chilena, los Chicago Boys le entregaron un programa económico neoliberal a Pinochet, conocido coloquialmente como el ladrillo que fue prácticamente aplicado en su totalidad en Chile.
La autora se esfuerza en unir los hilos de la represión y del neoliberalismo lo cual como dije al principio no me convencieron mucho, pero que un poco más adelante en el libro empieza a aclarar.
Lo cual voy a escribir en otras entradas.


Por toda la eternidad

Hace ya mucho tiempo, el hombre aprendió a dominar el fuego. Algo que no había conseguido ningún otro ser vivo antes. Y conquistó el mundo entero.

Un día encontró un nuevo fuego, tan poderoso que no podía ser apagado nunca. Se deleitó con la idea de que poseía ahora el poder del universo.

Advirtió entonces, horrorizado, que el nuevo fuego no solo creaba sino que también destruía. Que no solo ardía en la tierra sino también dentro
de todos los seres vivos. Dentro de sus hijos, de sus animales, de sus cosechas.

Miró a su alrededor en busca de ayuda, sin encontrarla. Así que construyó un sepulcro, en las entrañas mas profundas de la tierra. Un lugar oculto donde el fuego pudiera arder…por toda la eternidad.

Este relato casi legendario se encuentra dentro del documental llamado precisamente Into eternity  [“Por toda la eternidad”]. El fuego eterno al que se refiere el pequeño relato, son los desechos producidos por las plantas nucleares de Finlandia y el lugar oculto es Onkalo (el cual literalmente significa lugar oculto en finlandés).

El documental se enfoca como una especie de mensaje al futuro por el realizador Michael Madsen, algo que al principio encontré extraño pero que a través del documental me quedó claro que esta exposición era necesaria.

¿Por qué necesaria? Bueno, resulta que las plantas nucleares existentes hoy en día gastan mucho combustible nuclear, el cual termina siendo desecho radioactivo de alto nivel. Este tipo de desecho nuclear se caracteriza por tener una vida media muy larga y alta radioactividad siendo muy peligrosos para la vida por lo que surge una pregunta importante: ¿Dónde meterlo?

Resulta que normalmente se almacenan estos desechos en grandes piscinas con agua refrigerada cerca de los reactores, lo cual es un problema porque pueden pasar cosas algunas cosas como parecidas a lo que podría pasar Fukushima Daichi: liberación de radiación debido a la combustión de desechos nucleares que no pudieron ser refrigerados debido a cierto terremoto.

Ahora bien, Finlandia está construyendo un lugar para almacenar estos desechos, un lugar donde no sufra de desastres naturales, guerras, crisis económicas, un lugar que dure más de 100 mil años sin perturbar, aunque nada que haya construido el hombre ha durado una décima parte de ese tiempo.

¿Cómo lograrlo? Les recomiendo que vean el documental y gracias a Daylight Atheism por la recomendación, que ahora extiendo a ustedes lectores de mi blog.


Sobre el orden natural.

En todas estas discusiones sobre la unión civil de homosexuales, el principal argumento en contra de ellas es que “violan” el orden natural. Tomando en cuenta este aspecto, la blogger de Blaghag realizó una pequeña parábola comentando la sexualidad natural en los animales y como todo eso de violar el orden natural para condenar una práctica humana es… ¿complicado?

Para una traducción al español, con algunos defectillos, seguir este enlace.


Una cita muy apropiada

He tenido problemas en mi trabajo últimamente, mi problema es la dilación. Por lo que tomándomelo con un poco de humor reproduciré una frase de Douglas Adams:

“Amo las fechas límites. Me gusta el sonido silbante que hacen cuando pasan.”

Además, me encanta el artículo de la Inciclopedia sobre la dilación.