Archivo mensual: septiembre 2013

El mártir de los anti-OMG

Los organismos modificados genéticamente (OMG) o transgénicos no les agrada a casi nadie. Es un tema muy bueno de discutir, pero el discurso se ha contaminado con un fanatismo anti-OMG que ha polarizado la discusión. Sin lugar a dudas, el mártir de los anti-OMG ha sido el arroz dorado.
Para los que no quieran seguir el enlace anterior, el arroz dorado es un arroz OMG que acumula beta-caroteno (precursor de la vitamina A) en la parte comestible del grano de arroz. Fue creado para paliar deficiencias nutritivas de vitamina A en poblaciones pobres que se alimentan casi exclusivamente de arroz.
Las críticas en contra de los OMG son muy generales, y son repetidas en cada discurso en contra de ellos y cada anti-OMG los conoce. En Greenpeace de España podemos ver estos argumentos:

Los OMG (plantas, animales o microorganismos) amenazan nuestra salud, deterioran el medio ambiente y destruyen la agricultura familiar o sostenible, agravando el hambre en el mundo.

Algunos datos:

*Sólo diez multinacionales controlan casi el 70% del mercado mundial de semillas, lo que significa que los agricultores tienen poca capacidad de elección.

*Los cultivos transgénicos no alimentan al mundo. El 99% de agricultores y agricultoras no los cultivan y el 90% de la superficie agrícola mundial sigue libre de transgénicos.

*La industria anunciaba que en el año 2000 en el 50% de la superficie agraria europea se utilizarían cultivos transgénicos. Actualmente, solo en cerca del 0,1% de la superficie agrícola se utilizan transgénicos, lamentablemente la inmensa mayoría en España.

*Cerca del 20% de los gases de efecto invernadero (GEI) son producidos por la agricultura industrial debido al uso excesivo de fertilizantes de síntesis.

*El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo. Entre 1996 y 2011, su uso asociado a los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato ha supuesto un incremento de 239.000 kg en el uso de herbicidas en EEUU.

*En los últimos inviernos, la mortalidad media de las colonias de abejas en Europa ha sido del 20% (con un amplio rango de entre el 1,8% y el 53% de unos países a otros)

*De los 52 mil millones de dólares anuales gastados en investigación agrícola, tan solo menos del 0,4% se dedica a investigar y evaluar iniciativas específicamente ecológicas

Greenpeace se opone a toda liberación de OMG al medio ambiente (liberación de animales o plantas). Los ensayos en campo o cultivos experimentales a cielo abierto, incluso a pequeña escala, presentan igualmente riesgos de contaminación genética, por lo que también deben prohibirse.

Greenpeace no se opone a la biotecnología siempre que se haga en ambientes confinados, controlados, sin interacción con el medio. A pesar del gran potencial que tiene la biología molecular para entender la naturaleza y desarrollar la investigación médica, esto no puede ser utilizado como justificación para convertir el medio ambiente en un gigantesco experimento con intereses comerciales.

Noten que esto viene de la sección titulada “Agricultura y transgénicos” pero en realidad la mayoría de estos argumentos no son en contra de los OMG, sino de la agricultura convencional.
Por ejemplo, el hecho de que solo un poco de compañías controlen la mayoría de las semillas cultivadas se debe a que investigar nuevas variedades de semilla es un proceso muy caro y toma mucho tiempo. A grandes rasgos se necesita bancos de semillas o germoplasma con alta variedad genética (los cuales hay pocos alrededor del mundo) luego identificar las características que se desean de la nueva variedad, resistencia a plagas, producción, calidad del producto y luego se prueba la estrategia de cruzas para conseguirlo. En palabras simples, las empresas controlan el mercado mundial de semillas porque invirtieron los recursos en ello.Noten que esto no depende para nada de la existencia de OMG, ya que el dominio lo consiguieron antes de su llegada.
La siguiente razón es bastante estúpida, se dice que los OMG no alimentan al mundo porque la mayoría del área agrícola no está sembrada con estos y los agricultores no las usan. O sea, es como decir en 1960 la revolución verde fue un fracaso, porque se inició 20 años antes y no se había extendido por el mundo a esa fecha. Toda tecnología tiene su tasa diferente de adopción, la revolución verde se extendió en gran manera por la mejora genética del arroz en Asia, que empezó a ocurrir en 1960. Ahora bien, esa declaración proveniente de una organización que ha hecho todo lo posible, con éxito, para bloquear la siembra y difusión de los OMG es sumamente hipócrita.
Con respecto a que no se han cumplido los anuncios de la industria sobre adopción en Europa es porque seguramente fueron palabras para los inversionistas, y hacer malas predicciones no es propia solo de la industria. El proyecto genoma humano fue uno de los proyectos que más ha prometido pero ha fallado en mostrar resultados aplicables a la salud humano. Sin embargo, los méritos científicos de los OMG y el proyecto genoma humano son innegables, su método de promoción, no muy bueno.
Luego, habla sobre la mortalidad de las colonias de abejas de la cual no se sabe la causa probable y es un fenómeno que se viene dando desde hace mucho tiempo y no pueden culparse a los OMG de ello, ni tampoco a los agroquímicos convencionales.
Luego, las últimas tres razones: gases efecto invernadero, el glifosato es el herbicida más usado en el mundo, y el poco porcentaje usado para agricultura ecológica se dan por el éxito que ha tenido la agricultura convencional. La investigación en agricultura con bajos gases efecto invernadero es difícil porque requiere la investigación en muchas tecnologías distintas para lograr la meta. Por decir algo, la siembra a mínima labranza es un tipo de siembra que gasta menos combustible debido a que la mínima labranza no requiere tantos pases de rastra o arados en un terreno, pero con esto no se contentaría a Greenpeace, ¿por qué? Porque el método usa mucho glifosato antes del pase de la maquinaria para matar el rastrojo que se encuentra en el terreno, y como sabemos por Greenpeace, el glifosato tiene la marca del demonio Monsanto. Por otra parte, dedicar recursos a la agricultura ecológica es un riesgo grande, ya que pocos agricultores adoptan una agricultura totalmente ecológica, sino partes de ella, de la misma manera que los agricultores no se entregan totalmente a los OMG, tampoco lo hacen con la ecológica.
Es por eso que estas razones que sostengo que el arroz dorado es el mártir de los anti-OMG: estos han declarado la guerra a los OMG y no les importa los daños colaterales en una buena idea como lo es este arroz.

Anuncios