Archivo mensual: febrero 2010

Marzo: Mes Nacional de luto por aborto involuntario

Para vean que estoy abierto a lo que digan otras religiones, me permito traducir y publicar un sermón de Harry Hardwick de la iglesia Bautista de Landover. Les recomiendo encarecidamente leer todos los sermones de esta iglesia.

¡Noticia nacional!

Iglesia declara marzo “Mes Nacional de luto por aborto involuntario”

Sermón del hermano Harry Hardwick

Amigos en Cristo, como es costumbre, nuestra iglesia ha asumido un rol de liderazgo en un asunto importante que afecta a los niños de nuestra nación, por no hablar de la integridad de los valores cristianos. Hemos declarado marzo el mes anual de luto para todos los cigotos abortados espontánea y pecaminosamente en los cuerpos de las mujeres. Sí, las mujeres son tan malignas, con tan poco respeto por la vida humana que se han convertido en máquinas automáticas de abortos.
Amigos, sé que sus ceños están fruncidos por tanto llanto que han sido forzados a derramar en público en vista del terremoto de exterminación de practicantes de vudú. Y sé que aún recuerdan tener que llorar sobre la carnicería de Katrina de los Creole de color de la ciudad, así como el asesinato en el tsunami de pecadores sur-asiáticos de ojos rasgados. ¡Pero esta vez en realidad van a derramar lágrimas de verdad! ¡Porque este desastre del que les estoy hablando es el más grande de todos en la actualidad! ¡Más niños pequeños han muerto en abortos espontáneos que en todas las guerras y desastres naturales en la historia humana combinados! Cada día, por cada bebé arrojado en el basurero de atrás de cada Planned Parenthood, ¡mil más se arrojan sin contemplaciones en la cómoda en nuestros hogares!.
Algunos de ustedes lucen desinteresados, ¡y esa es precisamente la apariencia que debemos evitar! Como cristianos devotos, fundamentalistas y evangélicos de los Bautistas del Sur, creemos con todos nuestros corazones que todo pecado es maligno, sin ninguno ser peor que otro. Excepto, por supuesto, por la homosexualidad y el aborto. Estos son los peores pecados de todos, tan pecaminosos que el mismo Jesús nunca tuvo el estómago de tan siquiera mencionarlos. Incluso aquellos Católicos en el Vaticano, abocados al infierno, adoradores de ídolos excomulgarán a políticos que hablan a favor del aborto mucho antes que excomulgar a un fascista que asesinó a millones de hebreos. El aborto es asesinato, puro y simple, porque la vida empieza en la concepción. Ahora bien, ustedes sólo ignoren esos doctores seculares que universalmente están de acuerdo en que la concepción realmente no ocurre cuando el esposo grita “¡Oh sí!” Si eso fuera verdad, la píldora del día después no sería asesinato, y hemos gastado demasiado dinero en campañas contra esa pastilla satánica como para retractarnos ahora. En lugar de ello, debemos creer en doctores de la ciencia de la creación quienes dicen que en el momento que el esposo se enrolla y empieza a roncar una nueva vida ha sido creada. Así que, cuando un doctor termina un embarazo, él y la dispuesta madre están cometiendo un asesinato sin importar si el bebe es un cigoto de una célula sin características humanas o algo esperando convertirse en un cigoto de una célula sin características humanas.
Los Bautistas de Landover hemos estado a la vanguardia de intentar llegar a demostrar a los cristianos que son serios en su creencia de que la vida comienza en la concepción. La mayoría de las acciones de los cristianos no son acordes a sus palabras. Por ejemplo, la mayoría de los cristianos celebran la vida de un niño en base al día que el niño nació, lo cual significa el día en que se abrió paso a través del inmencionable (y sucio) orificio de su madre. Esto es completamente inconsistente con la creencia de que la vida empieza en la concepción o, de nuevo para ser más precisos, en el minuto en que el sexo concluye. Nuestra iglesia ha propuesto que, para las celebraciones de edad, los cumpleaños sean cambiados a días de concepción, a pesar de la histeria de algunas de nuestras esposas de que esto les hará tener casi un año más de edad.
Mientras que nuestros hermanos cristianos se rehúsan a practicar lo que predican, debemos ir más allá. Debemos celebrar y enlutarnos por los miles de millones de vidas que se han perdido en aborto: abortos espontáneos. Ahora, algunos de ustedes pensarán que no necesitamos hacer eso porque esas muertes no implicaban asesinato. Pero el luto de una vida humana no debería estar basado en si la pérdida fue por accidente o diseño. ¿Acaso un padre no llora por su hijo muerto accidentalmente por un conductor borracho tanto como aquel al que un intruso le dispara en sus pijamas? Nos lamentamos por las víctimas de desastres naturales incluso cuando esas personas no fueron intencionalmente asesinadas por ningún ser humano. Por supuesto, sabemos que Dios probablemente está detrás de todos estos desastres. Justo como Pat Robertson, ciertamente podemos imaginarnos razones por las que Dios podría aprovechar para matar a esos pobres pervertidos, usa-cuentas, ladrones de TV de plasma en Nueva Orleans, los orientales negadores de Jesús en el sureste asiático y los haitianos “vendedores de su alma al diablo”.
Al menos, deberíamos lamentarnos por la muerte de nuestros propios niños, mientras nos cuidamos de no adivinar las intenciones del Señor que claramente los quería muertos. Muchas, si no la mayoría, de las parejas casadas en esta iglesia han perdido un hijo al salvajemente popular y casero método de aborto llamado “aborto espontáneo”, tanto sí le hayan dicho o no las esposas a sus maridos. Al menos uno de cada cuatro embarazos conocidos termina en aborto espontáneo e innumerables embarazos nunca descubiertos (o reportados) terminan en “aborto espontáneo temprano”. Esto significa que al menos uno a dos millones de bebé muertos al año en este país. Caballeros, interroguen a sus esposas después de que salgan de la iglesia. Si están enterados, o se enteran, de un aborto espontáneo, ¡deben llorar por ese niño! No sólo era su bebé, está destinado al infierno ya que nunca alcanzó la edad en la cual entendería quien era Jesús, así que no pudo haberle pedido a Cristo que tomara su vida como su Señor y Salvador personal. Pero aunque sea abocado al inferno, aún es su hijo. Preparen una tumba para él y pongan una lápida para que toda la familia pueda tener luto. Por supuesto, ya que el niño nunca fue salvado, el lugar de entierro no será permitido en el Cementerio Cristiano de almas salvadas de los Bautistas de Landover.
Ya que la vida empieza en la concepción (o en realidad, cuando el varón está satisfecho sexualmente) millones de bebés alrededor del mundo, mueren cada año en abortos espontáneos. El número de abortos espontáneos empequeñece al número de abortos voluntarios. ¡¿Por qué el mundo no está indignado?! ¿Por qué no están nuestras grandes mentes enfocadas en este problema? ¿Por qué no están nuestros hermanos como Pat Robertson, James Dobson, Lou Dobbs y el hijo de Jerry no están gritando acerca de esto? Debemos hacer que nuestras acciones sean consistentes con nuestras palabras, antes de que perdamos toda credibilidad y el mundo secular empiece a llamarnos con la temida palabra que empieza con “H”: hipócritas (coro de susurros de asombro). Perdón por usar ese lenguaje tan duro, pero ustedes saben que tan juiciosos pueden ser los secularistas.


Respuesta a estudio de la Family Research Council.

En una discusión en Fusil de Chispas, apareció una referencia a un estudio del Family Research Council (FRC) estadounidense titulado “Comparación de estilos de vida de parejas homosexuales y parejas casadas” como prueba de que los homosexuales tienen un mal estilo de vida y que no se “merecen” la unión civil.

En el Fusil pueden leer mi respuesta en los comentarios (es como el ochenta y algo), pero me permito publicarlo en mi blog y agradecer a A. McEwen por permitirme publicar su respuesta a ese estudio de la FRC, que aparece en su blog.
Esta es mi traducción:

Otro trabajo defectuoso cortesía del Family Research Council

Vía People for the American Way llega la noticia de que el Consejo de Investigación de la Familia tiene a la venta su estudio que compara los estilos de vida de las parejas homosexuales a las parejas casadas por sólo dos dólares.
El “estudio” tiene la apariencia de una investigación creíble pero su objetivo, como todas las cosas que vienen de la FRC, es estigmatizar a los LGBT y nuestras relaciones.

Por un lado, el estudio es irrelevante, porque los LGBT ahora podemos casarnos en cinco estados. Este hecho pone de relieve el punto de que el estudio es como comparar manzanas y naranjas (es decir, las parejas no casadas LGBT y las parejas casadas heterosexuales).

Incluso si se ignora este hecho, el estudio, elaborado por el falso “experto gay”, Timothy Dailey, es muy deficiente porque toma mucha de la investigación fuera de su contexto.

He hablado acerca de los defectos de la comparación de los estilos de vida de las parejas homosexuales con parejas casadas unas cuantas veces.

La última vez fue en una entrada en enero que mostró que el estudio estaba usando trabajos obsoletos, incluyendo:

-Una cita del libro Homosexualidades: Un estudio de la diversidad entre hombres y mujeres por Alan Bell y Martin Weinberg mostrada como una generalización correcta de los hábitos sexuales LGBT, a pesar de que fue escrito en 1978 y no era intención de los autores el ser una correcta la evaluación de la comunidad LGBT en general.

Un pasaje del libro Homosexualidades… claramente dice:
“…dada la variedad de circunstancias que desalientan a los homosexuales para participar en estudios de investigación, es poco probable que un investigador alguna vez esté en posición de afirmar una cosa u otra de un determinado porcentaje de todos los homosexuales.”

-Una cita del libro La pareja masculina: ¿Cómo se desarrollan las relaciones? por David P. McWhirter y Andrew M. Mattison a pesar del hecho que el libro fue escrito 1984 y no pretende ser una evaluación correcta de la comunidad LGBT en general.

Un pasaje de La pareja masculina…, dice:

“Siempre hemos sido muy cuidadosos para explicar que por la naturaleza misma de nuestra muestra de investigación, su tamaño (156 parejas), su ubicación geográfica estrecha, y la selectividad natural de los participantes impide que las conclusiones sean aplicables y generalizables a toda la comunidad de gays.”

Además de los trabajos obsoletos, el estudio también distorsiona la labor de los investigadores Timothy Biblarz y Judith Stacey para argumentar en contra los niños criados en hogares LGBT.

“Afirmaciones sobre el número de niños que son criados en hogares homosexuales y lésbicos son muy variadas y son a menudo sin fundamento. Según un estudio sobre paternidad homosexual en la revista American Sociological Review, los investigadores han dado cifras de origen incierto, que representa un amplio rango de … 6 hasta 14 millones los niños de padres gays o lesbianas en los Estados Unidos”

Según los autores del estudio, Judith Stacey y Timothy J. Biblarz, el aumento de las estimaciones se basan en “la clasificación como padre lesbigay [sic] a cualquiera que informe incluso la idea de que el sexo homoerótico es atractivo”. En cambio, los autores a favor de una cifra de alrededor de un millón, dicen que “se deriva de una estrecha … definición de un padre lesbigay como uno que se auto-identifica como tal”.

Sin embargo, FRC y Dailey convenientemente omiten mencionar que Stacey y Biblarz encontraron en su estudio:

“…que los padres y madres lesbianas y gays eran tan competentes como los padres heterosexuales. El artículo hizo notar algunas diferencias entre las familias con padres gays y lesbianas y los que tienen padres heterosexuales, pero se cuidó de destacar que estas eran diferencias, no deficiencias. Muchos de quienes se oponen a los derechos de los padres de gays y lesbianas se aprovecharon de estas diferencias, y las utilizaron para afirmar que los padres gays y lesbianas no eran tan eficaces como los padres heterosexuales.”

Además, durante una entrevista con la organización Soulforce, Stacey se quejó de la distorsión de su trabajo:

“Pruebas científicas-sociales fiables y significativas indican que los padres y madres gays y lesbianas son tan adecuados, eficaces y exitosos como los padres heterosexuales. La investigación también muestra que los hijos de parejas del mismo sexo son tan emocionalmente sanos y socialmente adaptados y por lo menos tan educacional y socialmente exitosos como los niños criados por padres heterosexuales. “

Más tarde, en la entrevista comentó: “No hay un solo científico social respetable realizando y publicando investigaciones en este campo al día de hoy que diga que los niños de padres gays y lesbianas sea dañino para ellos”. Explicó que la investigación encuentra algunas diferencias entre las familias con padres y madres gays y lesbianas y los que tienen padres heterosexuales, pero insistió en que son diferencias, no deficiencias. Por ejemplo, las hijas de madres lesbianas tienden a ser más orientada a lograr una carrera que otras hijas. Que los activistas anti-gays se hayan referido a estas diferencias como evidencia para apoyar sus esfuerzos para negar los derechos de asociación y la crianza de hijos a lesbianas y gays es para Stacey una seria interpretación errónea y abusos de nuestro trabajo.”

Para dar una idea exacta de lo mal que Dailey manipula la investigaciones creíbles en ese estudio, usaré una lista de ejemplos que muestran la así llamada promiscuidad de las relaciones LGBT en oposición a los matrimonios heterosexuales y las compararé una con otra.

Dailey afirma que las relaciones LGBT son más promiscuas que los matrimonios heterosexuales.

Una encuesta nacional representativa de 884 hombres y 1.288 mujeres publicado en el Journal of Sex Research en 1997.

Otro censo nacional de 1997 que aparecen en “La Organización social de la sexualidad: Prácticas sexuales en los Estados Unidos.”

Una encuesta telefónica realizada por la revista Parade de 1.049 adultos seleccionados para representar las características demográficas de los Estados Unidos que se publicó en 1994.

Todas las parejas que figuran en los ejemplos anteriores se habían casado.

Los siguientes son los ejemplos Dailey utilizados para parejas LGBT:

Un estudio neerlandés de parejas de hombres homosexuales en los Países Bajos en donde los datos fueron recopilados entre los años 1984-2000 (el matrimonio del mismo sexo fue legalizado en los Países Bajos en 2001)

Homosexualidad: Un estudio de la diversidad entre hombres y mujeres, un estudio de hombres gay en la ciudad de San Francisco en la década de 1970.

Un estudio de los perfiles sexuales de 2.583 mayores homosexuales publicado en el Journal of Sex Research publicado en 1997. El estudio incluyó a hombres homosexuales en otros países. Más de tres cuartas partes de los hombres nacieron en Australia o Nueva Zelanda (78,1%), un gran número de los hombres eran del Reino Unido u otros lugares de Europa (19,5%) y un pequeño porcentaje de los hombres encuestados eran de otros países (Asia, África, Oceanía, América del Norte, América Central o América del Sur, 2,3%). [Comparó parejas de USA con parejas de otros países]

Una encuesta realizada por la revista gay Genre. Dailey recibió los resultados de una página web con un sesgo anti-gay.

No creo que tenga que ofrecer ninguna prueba más de la idiotez absoluta detrás del trabajo de Dailey. Cualquier precio, ya sea de dos dólares o doscientos dólares, es demasiado alto a pagar por este pedazo de tonterías sesgadas disfrazada de trabajo creíble.

El hecho de que la FRC continúe vendiendo esto dice mucho acerca de la falta de integridad de la organización.


Una de las mejores respuestas de todos los tiempos

En la primera conferencia sobre el SIDA, celebrada en Atlanta (Estados Unidos) en abril de 1985, se dió a conocer la teoría de que el HIV pudo haberse originado de los simios. Ante esa información, un periodista estadounidense les lanzó una pregunta a los tres únicos científicos africanos que asistieron a la conferencia:

“¿Es verdad que los africanos mantienen relaciones sexuales con monos?”

A lo cual respondieron:

“No, pero yo tengo oído que los americanos las tienen con perros”

Fuente: SIDA: La Agonía de África, parte 4